Territorio de la Fundación Espiritual

8/12/09

Ludovica Squirru: "No soy bruja de ningún presidente"


FOTO CLAUDIO HERDENER

Diario La Capital (Rosario) - Diciembre 6 de 2009

Este libro, el de 2010, lo dedicó al año del tigre de metal. Y la gira para presentarlo la comenzará en Rosario, “casi por cábala”, como dice ella misma en diálogo con Capital. Es que Ludovica Squirru está convencida de que en esta ciudad el público es La “inteligente y exigente” y sobre todo “lee” sus libros. El Museo de Arte Contemporáneo de Rosario (Macro) será el escenario donde, con entrada libre y gratuita, y acompañada por el periodista Miguel Grinberg, Squirru presentará el viernes, a las 19.30, a este último “hijo” felino que acaba de parir.

Se la observa algo más política que otras veces, con críticas a las obras no terminadas (como la autopista a Córdoba), con reproches a la falta de previsión gubernamental y al desigual reparto de la riqueza. No obstante remarca hasta con cierto orgullo: “No me meto con la política, ni con los políticos; no he sido si seré la bruja de ningún presidente”. E invita a compartir la presentación de su horóscopo 2010 donde develará por qué vivir este año del tigre “será una travesía, un safari”. Los textos serán firmados por la autora el sábado, a las 11.30, en librería Ross (Córdoba. 1347).
—¿El año que pasó, el del búfalo, no fue bueno en líneas generales. Problemas políticos, económicos, ecológicos y pandemias como la gripe A. Este, el del Tigre, ¿viene mejor?
—Las predicciones de mi libro 2009 se cumplieron exactamente. Lo que estaba anunciado tiene que ver con un cambio planetario de ciclo muy fuerte ya anunciado desde hace 20 años. Se habla de un cambio climático acelerado, de problemas en salud y seguridad por falta de prevención.
—En el prólogo habla de que pasó por Rosario hace un tiempo y se sorprendió al ver que aún no se terminó la autopista a Córdoba. ¿Hace en este libro lecturas más políticas?
—Yo no me meto con la política, ni con los políticos; no fui ni seré la bruja de ningún presidente. Me refiero a cuestiones que van más allá del año chino y de la astrología. Necesitamos gente que desde las comunas, las ONGs y otros tantos organismos informen y hagan prevención, me refiero a hacer otro tipo de política que no sea esta que hacen los políticos actuales, que tan poco ayudan al pueblo. En este sentido yo me siento una vocera. Y no soy la única, somos muchos. Miguel Grinberg, por ejemplo, hace 40 años que anuncia lo que va a pasar ecológicamente, pero muchos hasta que no viene la catástrofe no reaccionan. Y cuando se reacciona hay locura: la locura es la pandemia de esta época. La gente se siente estafada y reciclar ese espíritu será el desafío del año del tigre.
—¿Y el tigre de metal?   
—Es un animal muy combativo, reflexivo, irracional, sanguinario y el metal es lo bélico.
—¿Otro año complicado?   
—Si uno no se prepara, sí; será una odisea, un viaje interesante en el que se pueda aceptar que uno ya no necesita ciertas cosas. Eso sí, este año chino comienza el día de los enamorados (San Valentín) desde una lectura occidental, lo que implica un inicio esperanzador.
—¿Qué animales del horóscopo chino tendrán afinidad con el tigre y cuáles menos?
—Más allá de la astrología, cada ser humano tendrá la vida que merezca según la actitud que tenga. De todos modos, en el año del tigre estarán mejor los dragones, caballos y perros. Los que más tendrán que cuidarse son los monos, serpientes, chanchos y cabras. La rata, el búfalo y el gallo tiene que mantener lo que han logrado.


Sin un mango

“El mundo está preparado para el maltrato; la gente con imaginación sobrevive, toma esas pérdidas como oportunidades. No va a haber un mango y volverá el trueque; el que tiene plata que invierta ya, porque la distribución de la riqueza viene muy despareja y la violencia social está muy relacionada a eso”, vaticinó Ludovica Squirru en cuanto a la economía.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada